0

Conocer y disfrutar de la gastronomía en Cuenca

Publicado por el .

Sin duda que este es uno de los temas preferidos por todos, ya que el buen comer fuera de casa siempre va a ser del agrado de cualquier persona y en cualquier instante. En cuanto a la gastronomía de Cuenca podría decirse que es una de las más deliciosas para poder conocer y disfrutar ampliamente.

Quien conoce profundamente a la gastronomía de Cuenca sabe que sus platos manchegos generalmente se conforman por el Cordero, el pisto, el gazpacho manchego, la caza minados con otros platos que son considerados como exclusivos dentro de la cocina de la provincia. Pero como hay que comenzar por algún lado, quien se encuentra de visita en Cuenca suele recibir la sugerencia de iniciar con un pequeño aperitivo así como también, con una muestra de algunos cuantos platos a servirse. No dejes de probar a los Zarajos, los cuales son muy deliciosos de probar y vale la pena empezar la tarde con ellos.

Comer bien en cualquier parte de Cuenca

Estos Zarajos en Cuenca no son más que tripas de Cordero enrolladas en ramitas que posteriormente han sido asadas al horno, una delicia fascinante al paladar. El primer plato que te puedes servir es el llamado Morteruelo, mismo que es sustancioso y que lo podrías llegar comparar con una especie de paté. Cabe mencionar que este Morteruelo suele tener diferente sabor en cada región, ya que cada cocinero le añade un toque especial según su receta.

Si no deseas probar el plato antes recomendado, también puede ser el primero el llamado Ajorriero, mismo cuya preparación utiliza a los ajos y el bacalao, un plato muy delicioso y nutritivo que esta presente en muchas partes de toda la provincia de Cuenca; una carne asada a las brasas o una trucha de los ríos serranos puede ser tu segundo plato. Como postre hay quien pide al Alajú, deliciosa pasta hecha a base de almendras, higos y miel envueltos en una oblea. Y para finalizar, un delicioso licor típico de la región puede ser de tu agrado, siendo este el Resoli.

Te puede interesar

Escribe un comentario