0

Historia y arquitectura de la Catedral en Cuenca

Publicado por el .

Historia de la Fachada de la Catedral en Cuenca

Si por fin hemos llegado hacia la Catedral en Cuenca entonces debemos estar listos para conocer algo de su historia así como también de la arquitectura que contempla este monumento, factores que están íntimamente ligados y que debido a ello, cada año recibe más visitas por parte de quienes requieren conocer.

La Catedral en Cuenca tiene una traza gótica, pero con inspiración anglonormanda, lo que le viene a catalogar como la catedral española única en este estilo en toda la región; la construcción de esta Catedral en Cuenca se debió al pedido de la reina Leonor de Plantagenet, quien era esposa de Alfonso VIII y que decidieron construir este lugar para implementar aquí la corte, algo que habría durado aproximadamente unos 10 años.

Variedad de estilos en la catedral de Cuenca

En cuanto a lo que puedes observar en la fachada de la catedral de Cuenca, esta ha tenido que sufrir múltiples variaciones, habiéndose finalizado todos aquellos trabajos para el siglo XIII; a pesar de ello, en el siglo XVIII se lo tuvo que desmontar por completo debido a determinados problemas que se manifestaron en su construcción original, debiendo construirse una completamente nueva con estilo barroco. Pero eso no termina allí, ya que para inicios del siglo XX se presentaron otros cuantos problemas más, lo cual requirió de que se construya una nueva fachada, algo que se inició en el año de 1910.

Ya en el interior de la Catedral en Cuenca podrás notar la presencia de tres etapas en las que, es notorio la presencia de elementos posteriores; así por ejemplo cabe mencionar a la cabecera del ábside poligonal, el crucero así como también las bóvedas de crucería, elementos que tienen un estilo normando. El Triforio que prácticamente recorre toda la parte alta en la nave central es de una segunda etapa. Y siguiendo con las descripciones y variaciones nos encontramos con la Girola, misma que parece tiene un trazado muy similar a lo que podrás observar en la catedral de Toledo, estimándose que este elemento pertenece al siglo XV.

Te puede interesar

Escribe un comentario