0

La casa madre de la Orden de Santiago en el Castillo de Uclés

Publicado por el .

toda una historia encerrada en el Castillo de Uclés

Quizá era un hecho que tenía que ocurrir de forma inevitable, ya que a partir del año 1174 el Castillo de Uclés pasa a ser la sede de la Orden de Santiago, todo ello luego de que en el año de 1157 hubiese finalizado el poder vigente en la región, el cual sobre las murallas del Castillo se lo conocía como la Media Luna.

Si tienes la oportunidad de hacer un viaje a la provincia de Cuenca, y específicamente a este Castillo de Uclés podrás imaginar cuál fue el poderío y la magnificencia con la que contó este monumento, pudiéndose observar ahora a su conservada aún Torre del Palomar; otras dos torres más le hacen compañía, siendo la de Albarrana y la Póntido que están presentes en todo este entorno del castillo primitivo. No debes dejar de visitar a lo que se conocía como la albacara cristiana, el cual no es más que un espacio amurallado que solía ser utilizado por diversos contingentes de caballeros en sus distintas reuniones.

El Castillo de Uclés y algo más para conocer

En este espacio podemos encontrar aún a determinados lienzos en cuyo diseño se presenta una especie de dientes de sierra; en uno de los extremos de todo este entorno se podrá encontrar al Castillo Nuevo, mismo que otras personas lo conocen como la Torre Albarrana cuya denominación no es la más acertada y que data del siglo XV. Desde este lugar se podía ir hacia el Castillo de Uclés por medio de una cortina amurallada que estaba conformada por cubos rectangulares.

En el siglo XVI y siglo XVII se hicieron algunos trabajos de reconstrucción, convirtiéndolo en un importante monasterio; una de las denominaciones que se suelen dar al Castillo de Uclés es de el Escorial de la Mancha. Podemos mencionar a otros entornos que puedes visitar y que son muy importantes, estando por ejemplo el claustro que pertenece al siglo XVII y en el cual existe una galería de dos pisos; también esta la Iglesia cuya autoría de pertenece a Francisco de moda, quien habría sido discípulo de Juan de Herrera. Y si quieres seguir un pequeño recorrido por este lugar no debes dejar de conocer a la portada de Mediodía. Se conoce que el monasterio habría actuado como diferentes actores durante su historia, habiendo sido colegio, hospital, noviciado, seminario menor e inclusive hasta una cárcel en la época del siglo XIX al siglo XX.

Te puede interesar

Escribe un comentario